Rápido y Épico: Excursiones de un día en Canadá

0
56
excursiones de un día en Canadá

Bienvenidos a un viaje único por el enorme y fascinante territorio canadiense, donde cada día es una oportunidad para apreciar la diversidad de los paisajes, las culturas y las experiencias que este país tiene para ofrecer. ¿Te has preguntado cómo maximizar tu tiempo y sumergirte en la esencia de Canadá en tan solo un día? Las excursiones de un día en Canadá, son la respuesta a esa pregunta, una guía práctica repleta de recomendaciones para quienes buscan aventuras cortas pero intensas.

Desde las majestuosas Montañas Rocosas en Banff hasta las luces danzantes del Ártico en Churchill, este itinerario detallado captura la esencia de cada destino. Prepárate para emocionantes safaris en Churchill y caminatas entre las Montañas Rocosas. Descubre la rica historia de Quebec City y los vibrantes distritos de entretenimiento de Toronto. 

En las excursiones de un día en Canadá te aguardan múltiples cosas para hacer. Hemos recopilado opciones de senderismo, sugerencias gastronómicas y actividades culturales para que aproveches al máximo tu día de diversión. 

Así que únete a nosotros en esta odisea de excursiones de un día en Canadá. Deja que la belleza de este país te asombre, que la cultura te envuelva y que la naturaleza te inspire. 

EBook Canadá

¡Gratis! eBook de Viajes a Canadá

Descarga eBook con el brochure completo de tours a Canadá y tips.

*Al dar clic en enviar aceptas recibir información de productos, servicios, promociones o recomendaciones por email.

Cataratas del Niágara en un Día

excursiones de un día en Canadá

Una de las excursiones de un día en Canadá más memorables es la que te lleva a las cataratas del Niágara, una maravilla natural que te dejará sin aliento. Comienza el día temprano contemplando las mejores vistas que tiene este bello país. Llega en coche, en tren o en autobús desde cualquier parte del país.

Desayuna en alguno de los restaurantes o cafeterías que hay cerca de las cataratas, como el Tim Hortons, el Fallsview Buffet o el Table Rock House Restaurant, y degusta platos típicos canadienses como los pancakes con sirope de arce, el bacon o el poutine.

Después del desayuno, un paseo en barco por el río Niágara, que te acercará a las impresionantes cascadas y te hará sentir su fuerza y su belleza. Reserva tu billete con el operador Hornblower Niagara Cruises, que te proporcionará un chubasquero para que te protejas de las salpicaduras. El paseo dura unos 20 minutos en los que verás las tres cataratas: la canadiense, la estadounidense y la del Velo de Novia.

Al salir del barco, sigue explorando las cataratas subiendo a la Torre Skylon, que tiene una altura de 160 metros y goza de una vista panorámica de 360 grados. Accede al túnel Journey Behind the Falls, que te lleva detrás de la catarata canadiense y te permite ver el agua caer a solo un metro de distancia. Otra opción es el mirador Table Rock, que se encuentra al borde de la catarata canadiense y te brinda una vista sublime en su pasarela  su sala de cine 4D.

Por la tarde, continuando las excursiones de un día en Canadá, aprovecha para conocer otras atracciones que hay cerca de las cataratas, como el parque acuático Fallsview Indoor Waterpark, el museo de cera Louis Tussaud’s Waxworks, el casino Niagara Fallsview Casino Resort o el jardín botánico Niagara Parks Botanical Gardens.

Para terminar el día, no te pierdas el espectáculo de luces y fuegos artificiales que se realiza sobre las cataratas todos los días de mayo a octubre, y los fines de semana el resto del año de manera gratuita iluminando las cascadas con diferentes colores y efectos, acompañados de música y pirotecnia. Puedes verlo desde cualquiera de los miradores o en el barco Hornblower Niagara Cruises, que ofrece un crucero nocturno especial.

Las excursiones de un día en Canadá tienen en esta propuesta a las cataratas del Niágara, uno de los lugares más increíbles del mundo. 

Toronto Revelado en 24 Horas

excursiones de un día en CanadáEn el corazón bullicioso de Canadá, en la ciudad más grande de todas, Toronto, las excursiones de un día en Canadá aseguran aquí una jornada deslumbrante con una fusión inigualable de cultura, arquitectura imponente y una conexión auténtica con la naturaleza.

El día comienza en el Mercado de St. Lawrence, donde los aromas de café recién molido y deliciosos pasteles recién horneados te dan la bienvenida al despertar. Un bagel de salmón ahumado se convierte en el deleite matutino mientras la ciudad despierta a tu alrededor. Luego, en el Distrito de Entretenimiento, te sumergirás en la energía de Toronto, en los teatros, bares y galerías de arte que reflejan la diversidad cultural que define a esta metrópolis.

En High Park, un oasis natural en medio del bullicio urbano, los senderos serpenteantes, los lagos serenos y las colinas saturadas de aire fresco, recargan el espíritu. Las excursiones de un día en Canadá así te lo permiten.

Caminando por las adoquinadas calles del Barrio Distillery en las excursiones de un día en Canadá, te embarcas en un viaje a través de boutiques, galerías y restaurantes, probando cocktails artesanales y absorbiendo la historia que impregna cada rincón. Luego, en el Museo Real de Ontario (ROM), conoce la colección que abarca antigüedades egipcias y expresiones artísticas contemporáneas.

La emblemática Torre CN es tu próxima parada, solo el ascenso te brinda vistas panorámicas que revelan la ciudad como hilos de colores y el lago Ontario extendiéndose hasta el horizonte. Después las luces de la ciudad comienzan a parpadear al tiempo que te sientas en el Restaurante 360, girando lentamente con vistas panorámicas en lo alto de la Torre. Al bajar, cierra el día con un toque mágico, un paseo nocturno por el Puerto Deportivo de Toronto.

La noche cae en Toronto, y un acogedor hotel boutique en el centro se convierte en tu refugio. Con la vista de los rascacielos como telón de fondo, sueñas con los días que vendrán. Antes de dormir, haces una promesa: volverás a Toronto, porque en esta ocasión has encontrado algo más que paisajes, has encontrado un pedazo de tu alma vibrante y multicultural.

Si quieres más información sobre Canadá, te invitamos a leer el siguiente artículo: Tours a Toronto: La Ciudad que Despierta Tus Sentidos.

Excursiones de un Día en Canadá: Parque Nacional Banff.

excursiones de un día en Canadá

En las excursiones de un día en Canadá, el sol se asoma tímidamente sobre las cumbres nevadas de las Montañas Rocosas. El aire fresco nos despierta en nuestro acogedor refugio en Banff. El desayuno es la primera parada del día, y aquí en Banff, no es un simple acto de alimentación, sino una experiencia que despierta los sentidos.

Nos dirigimos al Banff Avenue, a los cafés y panaderías locales que compiten por ofrecer el mejor desayuno. El aroma a café y los croissants recién horneados derriten tu paladar. Esta vez opta por un desayuno canadiense clásico: huevos revueltos, bacon crujiente y pan de centeno, todo acompañado de un vaso de jugo de arándanos frescos. 

Con el estómago lleno y la adrenalina en aumento, nos dirigimos al teleférico de Banff Gondola. El trayecto nos lleva a lo alto de Sulphur Mountain, donde las montañas se extienden ante nosotros como gigantes de piedra y hielo. El lago Bow, de un azul intenso, parece un zafiro incrustado en el paisaje, esto hace de las excursiones de un día en Canadá una travesía perdurable. 

El aire fresco y la quietud nos rodean al caminar entre pinos y flores silvestres. Las fotos no pueden capturar completamente la grandeza de este lugar. Esquiar en las nubes es la sensación que nos embriaga.

Después de la caminata, nuestros músculos anhelan relajación en las Banff Upper Hot Springs, unas piscinas termales naturales con vistas a las montañas. El agua caliente nos abraza, y mientras nos relajamos, contemplamos las cumbres cubiertas de nieve. Es como si las montañas también compartieran su energía con nosotros.

En Bow Falls Viewpoint, un picnic nos espera. Sandwiches de salmón ahumado, ensaladas frescas y frutas de temporada. Las cascadas Bow rugen a lo lejos, y el arco iris que se forma en su base, es inspirador.

Por la tarde, nos vamos al Lago Minnewanka. Alquilamos una canoa y remamos en aguas cristalinas. Son éstas excursiones de un día en Canadá en las que las montañas se tornan más sorprendentes y se reflejan en la superficie, creando un mundo de espejos. Los árboles susurran historias antiguas y el tiempo se detiene.

La luz dorada del atardecer nos guía de regreso a Banff. En Sky Bistro, un restaurante giratorio en la cima de Sulphur Mountain, cenamos con vistas panorámicas, filete de alce a la parrilla, ensalada de bayas silvestres y vino local. El atardecer es un momento único que guardaremos en nuestros corazones.

Antes de retirarnos, nos tumbamos en el césped y miramos al cielo. Las estrellas brillan como diamantes en la oscuridad. El silencio solo se rompe por el susurro del viento entre los árboles. Banff nos ha regalado un día de maravillas, y al cerrar los ojos, agradecemos a las montañas por su generosidad.

Así concluye nuestra excursión de un día en el Parque Nacional Banff. Pero no te preocupes, las excursiones de un día en Canadá tienen muchos destinos esperándote. 

Si quieres más información sobre Canadá, te invitamos a leer el siguiente artículo: La Armonía de los Mejores Parques Nacionales en Canadá

Whistler Despierta Emociones

excursiones de un día en Canadá

El sol aún no se ha mostrado por completo, pero la emoción ya nos despierta. Whistler, la joya de las montañas, nos espera con sus brazos nevados abiertos. El desayuno es el primer paso antes de dirigirnos al Crystal Hut, un refugio de madera en lo alto de la montaña, a bordo de la góndola de Whistler Blackcomb. 

El trayecto nos lleva a las alturas, las pistas de esquí serpentean indómitas, y los esquiadores descienden con gracia. Esquiar aquí es como bailar con la montaña, y hoy, en las excursiones de un día en Canadá, la montaña nos invita a su danza.

En la cima, nos aventuramos por los senderos nevados en tanto que el aire frío nos llena los pulmones. El lago Garibaldi, congelado y sereno, parece un espejo gigante y las montañas Whistler y Blackcomb se alzan como guardianes imponentes. En las excursiones de un día en Canadá esquiamos, reímos y nos sentimos vivos.

Ve al Roundhouse Lodge, un restaurante en la cima. Aquí, sentados junto a las ventanas panorámicas, pedimos sopa de cebolla gratinada y un sándwich de salmón ahumado. Las montañas nos observan cuando saboreamos cada bocado acompañado de vino para que nos caliente el alma. 

Por la tarde, bajamos a Whistler Village, un lugar donde la fantasía se mezcla con la realidad. Las calles empedradas están rodeadas de tiendas de esquí, boutiques y cafeterías acogedoras. Nos perdemos entre las luces y en los copos de nieve que caen lentamente. 

La noche se acerca, y el Bearfoot Bistro nos espera, es un restaurante elegante con una bodega de vinos impresionante. Las excursiones de un día en Canadá te dan en este bello paraje una cena que alimenta el cuerpo y el espíritu.

Si quieres más información sobre Canadá, te invitamos a leer el siguiente artículo: Paquetes a Whistler Canadá: Diversión Hecha Realidad.

Los Trineos y las Luces del Norte de Whitehorse, Yukón

excursiones de un día en Canadá

El frío abraza Whitehorse mientras nos dirigimos al Klondike Rib & Salmon, un restaurante rústico con vistas al río Yukón. Las estrellas aún titilan en el cielo, y la expectativa de ver auroras boreales nos llena de emoción.

Para llevar a cabo las excursiones de un día en Canadá en este destino, es necesario reservar con anticipación un tour con Northern Tales Travel Service. Nos recogen en un trineo tirado por perros husky y nos llevan a las afueras de Whitehorse. El aire es nítido, y la oscuridad es total en medio de la danza de las luces del norte. 

Los verdes, rosas y azules se entrelazan en el lienzo celeste. Los guías locales nos cuentan historias de los buscadores de oro que también miraban al cielo en busca de tesoros. Regresamos a Whitehorse y nos dirigimos al Yukon Brewing Company, un refugio acogedor con fotos de auroras boreales adornando las paredes que nos hacen sentir parte de esa historia. 

Por la tarde, el Parque Nacional Yukón cuyas montañas se alzan majestuosas, y los lagos congelados, nos deslumbra. Caminamos por senderos cubiertos de nieve, en medio de los  árboles que parecen guardianes silenciosos. En las excursiones de un día en Canadá la naturaleza es la protagonista, y nosotros somos sus admiradores.

La noche cae, y nos dirigimos al Burnt Toast Café, un lugar íntimo con ventanas panorámicas para  cenar alguna delicia local. Si tenemos suerte al alzar la mirada veremos auroras boreales que bailan sobre nosotros. 

Si quieres más información sobre Canadá, te invitamos a leer el siguiente artículo: Tour Por La Aurora Boreal en Canadá: Un fenómeno Inolvidable.

Aromas y Vistas de Quebec City

excursiones de un día en Canadá

A tempranas horas cuando el sol va alumbrando las calles empedradas de Quebec, las fachadas de los edificios parecen sacadas de un cuento europeo. En el Café Paillard tomamos la primera comida de la mañana viendo a los transeúntes pasear por las calles adoquinadas, en estas excursiones de un día en Canadá.

La historia cobra vida en las esquinas de la ciudad vieja, con sus murallas antiguas que nos cuentan secretos de batallas pasadas. Notre-Dame de Québec, las tiendas de antigüedades y las galerías de arte, nos transportan a otra época. Caminamos sin prisa, dejando que la arquitectura y las leyendas nos guíen en las excursiones de un día en Canadá.

El río San Lorenzo fluye majestuoso junto a la ciudad rumbo al Terrasse Dufferin, un paseo elevado con vistas panorámicas mirando como las gaviotas revolotean, y los barcos navegan lentamente.  Las callejuelas menos transitadas y sus casas de colores pastel, son como un cuadro impresionista. En las excursiones de un día en Canadá la magia está en los detalles, y Quebec City nos revela sus secretos poco a poco.

El Château Frontenac, un hotel icónico con vistas al río, y específicamente en su restaurante, Le Champlain, cenamos con elegancia un salmón ahumado con salsa de arándanos y crema brûlée a la vista de las luces de la ciudad.

Amanecer Ártico en Churchill, Manitoba

excursiones de un día en Canadá

En las excursiones de un día en Canadá, sientes como el aire ya tiene un toque de frío. Este día nos dirigimos al Northern Delights, un pequeño café que huele a aventura. El desayuno aquí es la antesala de un encuentro con la naturaleza mientras nos preparamos para el safari que nos espera.

Subimos a un vehículo todoterreno, nuestro propio Tundra Buggy, y nos adentramos en la vastedad de la tundra. La nieve crujiente bajo las ruedas nos recuerda que estamos en el territorio de los osos polares. Escaneamos el horizonte, buscando señales de vida y allí, a lo lejos, un majestuoso oso polar se alza sobre la nieve con su pelaje blanco como la pureza del Ártico. Es un encuentro que quedará grabado en nuestra memoria en este itinerario de  excursiones de un día en Canadá.

Pero no solo los osos polares nos sorprenden, en el camino, avistamos zorros árticos, elegantes y sigilosos, liebres árticas que se camuflan entre la nieve, y caribús que cruzan nuestro camino con gracia. La tundra está viva, y en las excursiones de un día en Canadá nosotros somos testigos privilegiados.

En un lugar estratégico llamado Bayview Restaurant pedimos sopa caliente de pescado blanco y pan de ajo, acompañados de las aguas heladas y el viento refrescante. Es un almuerzo que nos conecta con la naturaleza y la historia de los exploradores que navegaron estas aguas.

Por la tarde, visitamos el Itsanitaq Museum, donde la cultura inuit cobra vida. Las máscaras talladas en madera, las herramientas de caza y los trajes tradicionales, nos cuentan historias ancestrales de la tierra y el hielo. 

Al anochecer nos abrigamos y salimos al frío viendo como las luces del norte comienzan a danzar en el cielo con los verdes y rosas entrelazados como hilos, ya satisfechos porque los osos polares y las auroras boreales nos han alegrado el día.

Con el eco de las cataratas del Niágara aún resonando en tus oídos, el aire fresco de las Montañas Rocosas impregnando tu memoria y el fulgor de las auroras boreales en Churchill titilando en tus sueños, concluimos esta emocionante travesía a través de las excursiones de un día en Canadá. 

Las excursiones de un día en Canadá, han sido meticulosamente diseñadas para ofrecerte una experiencia integral. ¿El resultado? Una sinfonía de momentos memorables que componen una experiencia única y auténtica. Te desafiamos a que te adentres en la tundra en Churchill y sientas la conexión con la vida salvaje, a que explores las calles llenas de historia en Quebec City y te pierdas en la maravilla natural de las Montañas Rocosas en Banff.

¿Estás listo para dejarte sorprender por un solo día que transformará tu perspectiva de Canadá? Las excursiones de un día en Canadá son como una cápsula del tiempo que te lleva a través de paisajes pintorescos, culturas vibrantes y aventuras inolvidables. La próxima vez que te preguntes cómo aprovechar al máximo tu tiempo en este país, recuerda estas excursiones de un día en Canadá, donde la magia aguarda en cada momento.