Viajar en Invierno a República Checa

0
313
Viajar en invierno a República Checa

Viajar en invierno a República Checa será una experiencia divertida y especial donde podrá disfrutar de imágenes hermosas y pintorescas. El invierno en la República Checa es una época donde hace mucho frío pero se puede caminar, esquiar y disfrutar de la nieve en cualquiera de sus hermosas estaciones de montaña.

Las primeras nevadas en la República Checa comienzan en noviembre, mientras que enero y febrero son los meses más fríos del año. Es temporada baja porque muchos viajeros prefieren viajar en los meses de primavera y verano para evitar el frío invernal.

Pero si usted es amante de la nieve y del clima gélido, viajar en invierno a República Checa será su mejor elección. Es un destino turístico con una atmósfera especial con encantadores mercados navideños en las principales plazas del país.

Invierno en República Checa

Viajar en invierno a República Checa: Invierno en República Checa

La República Checa es un país encantador en cualquier época del año, siempre encontrarás actividades y experiencias maravillosas que hacer. Pero viajar en invierno a República Checa le permitirá disfrutar de colinas y montañas cubiertas de nieve, caminatas en la nieve, practicar esquí, snowboard y muchas actividades más aptas para los amantes del frío y la aventura.

Situada en el centro de Europa, La República Checa es un destino turístico que atrae a miles de turistas cada año de todas partes del mundo. Es un país que alberga la mayor cantidad de castillos góticos y palacios que le ofrecerán vistas únicas como sacadas de un cuento de hadas.

Por otra parte, viajar en invierno a República Checa será una excelente oportunidad para viajar y conocer nuevos lugares sin gastar mucho dinero. En invierno, podrá encontrar fabulosas ofertas en boletos aéreos, hospedaje y la comida es muy asequible.

En diciembre, la ciudad de Praga se llena de turistas por los mercados y la bella iluminación que encontrará en los principales edificios y plazas. Pero si viaja después de las festividades decembrinas, podrá visitar los mismos lugares por una fracción del precio y será bueno para su presupuesto.

El invierno en la República Checa es fuerte, significa noches y días helados, además de altas posibilidades de nieve. Las temperaturas estarán en un rango de -5º C (20º F) a -10º C (10º F). A pesar de la temperatura, viajar en invierno a República Checa también podrá disfrutar de algunos días soleados y tomar el popular vino caliente.

En marzo empieza a hacer calor y la temperatura puede llegar hasta los 10º C (50º F), aunque todavía hay posibilidad de nieve en algunas zonas.

Lugares para visitar y actividades importante que hacer en invierno en la República Checa
Si desea viajar en invierno a República Checa debe asegurarse de empacar la vestimenta adecuada para evitar congelarse. Lleve abrigo, guantes, bufandas, botas de invierno y así, podrá caminar y divertirse en sus próximas vacaciones invernales.

EBook Europa

¡Gratis! eBook de Viajes a Europa

Descarga eBook con el brochure completo de viajes a Europa y tips.

*Al dar clic en enviar aceptas recibir información de productos, servicios, promociones o recomendaciones por email.

11. Visitar Praga

Praga

Praga es la capital de la República Checa y es una parada obligada si desea viajar en invierno a República Checa. Es el mejor punto de partida para un viaje inolvidable por este país europeo y poder conocer otros países fronterizos como Alemania, Austria o Polonia.

Es una ciudad encantadora con muchas atracciones que podrá visitar cuando visite la República Checa en invierno o en cualquier época del año. Tiene muchos lugares de interés que no puede dejar de visitar durante los meses de invierno como:

· La Plaza de Wenceslao

La Plaza de Wenceslao

Esta es una plaza de 750 metros de largo y es donde encontrará el Museo nacional y a un lado del bulevar verá una estatua de Wenceslao, el protector del país. En ocasiones, muchos turistas comparan esta plaza con los Campos Elíseos y es un lugar que atrae a muchos turistas en invierno.

· Puente de Carlos

Viajar en invierno a República Checa: Puente de Carlos

El Puente de Carlos es uno de los símbolos populares de Praga y tiene una extensión de unos 520 metros. El puente fue construido en 1357 sobre el río Moldava y su nombre se debe al emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos IV.

Es un lugar donde cientos de turistas aprovechan para fotografiar el lugar y tener una vista panorámica de la ciudad al viajar en invierno a República Checa. Conecta el casco antiguo con Malá Strana, también conocido como barrio pequeño y es uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Para saber más información, visite la página oficial del Puente de Carlos.

· Ciudad Vieja de Praga

Plaza de la Ciudad Vieja

La ciudad vieja es un lugar hermoso que no puede dejar de visitar al viajar en invierno a República Checa, donde encontrarás el famoso reloj astronómico medieval. Además, alberga el Ayuntamiento de la Ciudad Vieja y la Iglesia de San Nicolás.

Todos los mercados navideños tradicionales se llevan a cabo en la Ciudad Vieja de Praga y es un lugar con mucha historia propia.

10. Castillo de Praga

Castillo de Praga

Otro de los lugares importantes para visitar al viajar en invierno a República Checa es el castillo de Praga. Podrá disfrutar de vistas hermosas en cualquier temporada del año y desde allí, podrá ver hasta la popular Casa Danzante, la cual fue diseñada por los arquitectos Frank Gehry y Vlado Milunic.

El castillo de Praga es un lugar encantador que podrá visitar en invierno y le permitirá conocer el punto central de los acontecimientos históricos de la República Checa. El castillo es el más grande del mundo y hasta la fecha, sigue siendo un lugar muy hermoso para visitar en familia.

Alrededor del Castillo principal de Praga se han construido numerosos edificios como la basílica de San Jorge, la Catedral de San Vito, la Torre de Pólvora y el Callejón Dorado. La Catedral de San Vito es parte del propio castillo y tiene la tumba de San Wenceslao, el santo más venerado en República Checa.

Esta Catedral fue construida en el año 925 y todavía se conservan los murales que se originaron en el siglo XIV.  Encuentra los tours por Europa de Hoteleus que visitan República Checa tienen un día pensado para que visites el castillo de Praga.

9. Mercado de navidad de Praga

Mercado de navidad de Praga

Viajar en invierno a República Checa en el mes de diciembre le permitirá disfrutar de los hermosos mercados navideños que se llevan a cabo en las principales plazas del país. Disfrutará de un ambiente festivo en cada rincón del país que lo hará disfrutar al máximo sus vacaciones.

Los mercados navideños en Praga están dispersos por toda la ciudad y podrá comprar diferentes productos y souvenirs para recordar su viaje. Además, al viajar en invierno a República Checa podrá encontrar puestos de comida típica donde podrá probar los dulces o platos checos de la época.

8. Catedral de Ludmilla

Catedral de Ludmilla

En Praga, también podrá visitar la Catedral de Ludmilla, la cual es una iglesia neogótica que fue construida entre 1888 y 1892. Lleva su nombre en honor a Santa Ludmila de Bohemia y es una de las iglesias más jóvenes de Praga y una de las más grandes.

Si viaja en diciembre a Praga, podrá visitar la catedral y ver el árbol de Navidad en la plaza frente a ella y tener una hermosa vista de todo el lugar.

7. Castillo de Krumlov

krumlov castle

Si está planificando su itinerario para viajar en invierno a República Checa, deberá incluir la visita al Castillo de Krumlov. A pesar de ser un castillo antiguo que data del siglo XIII, es uno de los castillos mejor conservados del país. Es Patrimonio Mundial de la Unesco y es un castillo con elementos góticos, barrocos y renacentistas.

Atrae a miles de turistas cada año y podrá disfrutar de un lugar mágico perfecto para visitar en familia. Además, el Castillo de Krumlov alberga un teatro barroco original del siglo XVII en donde podrá ver las piezas originales. Es un castillo muy grande con numerosos jardines, pinturas y muchas atracciones que no puede perderse al viajar en invierno a República Checa.

6. Esquiar en la República Checa

Esquiar en la República Checa

Esquiar y practicar snowboard son actividades populares que podrá realizar al viajar en invierno a República Checa. Si usted es un entusiasta de este tipo de actividades, encontrará muchos lugares para hacerlo en la República Checa. El Parque Nacional de la Suiza Bohemia y Sajonia es un hermoso paraíso que no puede faltar en tus próximas vacaciones de invierno.

Durante el invierno, El Parque Nacional de la Suiza Bohemia y Sajonia se convierte en un lugar mágico como salido de una película de Hollywood. Es un paraíso invernal donde también podrás practicar senderismo en invierno y disfrutar de las increíbles vistas.

La República Checa cuenta con una amplia variedad de estaciones de esquí que son muy modernas y pintorescas. Hay cerca de 301 estaciones de esquí en todo el país y son de fácil acceso para los turistas. La mayoría de las estaciones de esquí ofrecen alquiler de equipos, lecciones y disfruta de un día lleno de diversión para toda la familia.

5. Caminar en la nieve por Pustevny

Caminar en la nieve por Pustevny

Si desea viajar en invierno a República Checa y caminar en la nieve puede visitar Pustevny, el cual es uno de los mejores lugares para visitar en esta época del año. Pustevny es una estación de montaña muy hermosa a la que se puede llegar desde Trojanovice, se encuentra a unos 15 minutos en coche desde Roznov.

Para llegar a Pustevny, deberá subirse a un teleférico que lo llevará justo a esta estación de montaña. Es un lugar con una hermosa vista de las montañas y una zona para caminar por la nieve de forma tranquila y relajante.

4. Visite la ciudad de Brno en invierno

Brno

Viajar en invierno a República Checa es una excelente oportunidad para disfrutar de las atracciones del país con un clima frío que le darán vistas más hermosas. Brno es una de las ciudades más populares de la República Checa que le ofrece un ambiente tranquilo, amigable y divertido incluso en los meses de invierno.

Podrá visitar la catedral de San Pedro y San Pablo, la cual es una basílica de estilo gótico donde la entrada es completamente gratuita. Además, puede visitar el Concejo Municipal, es un edificio antiguo de la ciudad donde estuvo el Ayuntamiento de la segunda mitad del siglo XII. Este edificio tiene una portada gótica y una torre donde las vistas son impresionantes.

Al viajar en invierno a República Checa a la ciudad de Brno no puede dejar de visitar la Villa Tugendhat, la cual es Patrimonio de la Humanidad por la Unesco desde 2001.

3. Criptas y tumbas checas

Criptas y tumbas checas

En su itinerario de viaje a la República Checa en invierno no puede faltar visitar las criptas y tumbas checas. Es un país con numerosas iglesias repartidas en todas las ciudades donde podrá encontrar los restos de personas que fueron asesinadas en alguna guerra o pueden ser reliquias de alguna plaga que azotó la ciudad.

Algunos lugares importantes que debe visitar al viajar en invierno a República Checa son la iglesia Bone, la Capilla de Todos los Santos y otros. Pueden ser la memoria preservada de algún evento importante con historias adjuntas fascinantes y escalofriantes al mismo tiempo.

2. Visite Kutná Hora en invierno

Kutná Hora

Luego de visitar Praga en invierno, deberá visitar la ciudad de Kutná Hora, la cual es una ciudad con mucha historia y arquitectura fantástica. Es una ciudad que alberga la Catedral de Santa Bárbara con un estilo gótico que es muy popular en República Checa y el Museo Checo de la Plata.

Además, al viajar en invierno a República Checa en especial a Kutná Hora podrá visitar la Casa de Piedra y Osario de Sedlec, mejor conocido como la Iglesia de los Huesos.

El casco histórico de Kutná Hora fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y podrá tomar una excursión desde Praga. Como puede observar, viajar en invierno a República Checa le permitirá disfrutar de muchas atracciones divertidas y emocionantes en cualquier época del año.

1. Viajar en un tren de vapor

Viajar en un tren de vapor

Viajar en invierno a República Checa será una experiencia inolvidable llegada de actividades únicas de la temporada. Es una excelente oportunidad para disfrutar de las actividades que no están disponibles el resto del año como esquiar o viajar en el tren de vapor.

En la época de navidad y solo por un día, los trenes de vapor tradicionales recorren el país para que los turistas y lugareños puedan visitar otros pueblos remotos. La vista del tren con el espeso humo oscuro y la blanca nieve, le ofrecen un panorama único y poderoso.

Viajar en invierno a República Checa le permitirá asistir a festivales, eventos navideños que podrá disfrutar en familia y tener vistas increíbles como sacadas de un cuento de hadas.

Para saber más información te recomendamos leer el siguiente artículo: Transporte en República Checa: ¿Cuál es la mejor opción?.

Conclusión

Con esta lista de los mejores lugares y cosas divertidas que hacer al viajar en invierno a República Checa, usted podrá disfrutar de unas increíbles vacaciones ya sea solo o en familia. República Checa es un país encantador con muchas actividades y lugares hermosos y pintorescos que podrá visitar en invierno.

Al viajar en invierno a República Checa usted podrá ahorrar dinero en alojamiento y en boletos, sobre todo si viaja en los meses de enero, febrero y comienzos de marzo. Si viaja en diciembre, podrá disfrutar de las increíbles decoraciones y celebraciones navideñas que le ofrecen las vistas más hermosas del país.